No educamos para tener buenos resultados escolares, sino buenos resultados vitales fuera de la escuela

Para los que no pudieron acudir a la charla que se impartió el sábado 12 de marzo, aquí tenéis el extracto de la misma:

 

Hay una frase de José Antonio Marina en su libro La educación del talento, que dice: “No educamos para tener buenos resultados escolares, sino buenos resultados vitales fuera de la escuela”.

 

Sternberg define la inteligencia exitosa como la que se emplea para lograr objetivos importantes. Es un concepto más amplio que lo que miden los test de inteligencia, y las personas la tienen, poseen las siguientes características:

 

 

Ø  No dependen de motivaciones externas, sino que saben automotivarse.

Ø  Aprenden a controlar sus impulsos.

Ø  Saben cuando perseverar y cuando deben cambiar de objetivo.

Ø  Saben sacar el máximo provecho de sus capacidades, es decir, juegan bien sus cartas.

Ø  Traducen el pensamiento en acción.

Ø  Se proponen objetivos concretos.

Ø  Completan las tareas.

Ø  Tienen iniciativa.

Ø  No tienen miedo al fracaso.

Ø  No dejan las cosas para otro día.

Ø  Aceptan críticas justas.

Ø  Rechazan la autocompasión.

Ø  Son independientes.

Ø  Tratan de superar las dificultades personales.

Ø  Se concentran en sus objetivos.

Ø  No tratan de hacer demasiadas cosas a la vez, ni demasiadas pocas.

Ø  Tienen capacidad para aplazar la gratificación.

Ø  Saben ver al mismo tiempo el bosque y los árboles.

Ø  Tienen un nivel razonable de autoconfianza.

Ø  Equilibran el pensamiento analítico, el creativo y el práctico.

 

Deja un comentario