¿Tienen poderes los minerales?

Por M.J.M

¿Tienen poderes los minerales?

Algunos minerales tienen “poderes curativos”. Por ejemplo, la halita “cura” estupendamente los jamones. Pero… ¿poderes curativos sobre el ser humano?, Si, también, los egipcios “curaban” a sus muertos con Natrón. Por otra parte, si tenemos una mala digestión podemos tomar Calcita, Dolomita o Magnesita molidas; pero yo, personalmente, prefiero el bicarbonato sódico que, dicho sea de paso, al ser sintético no puede ser considerado un mineral.

Bromas aparte, hay un “poder” que lo tienen absolutamente todos los minerales, el poder de difractar los rayos-X. La mayoría de los minerales tienen también el “poder” de producir doble refracción de la luz; esta propiedad la tienen todos los minerales excepto los que, por su simetría, pertenecen al sistema cúbico. Algunos minerales tienen el ”poder” de generar electricidad cuando son comprimidos o golpeados en una determinada dirección; esto le ocurre por ejemplo a los monocristales de cuarzo y de turmalina. Esta propiedad se llama piezoelectricidad. Algunos minerales, muy pocos, tienen “poderes” magnéticos; es el caso de la Magnetita. Otros minerales tienen el poder de iluminarse “fantasmagóricamente” cuando son irradiados con luz ultravioleta; es por ejemplo el caso de la Willemita o de algunas Fluoritas. Estos “poderes” que acabo de comentar no se deben a la magia o al esoterismo, sino a la estructura interna periódica, ordenada y simétrica que poseen todos los minerales.

Y… poderes espirituales ¿tienen? Podríamos decir que algunos de ellos si que los tienen. Hace poco Juan Manual García Ruiz, uno de los geólogos que ha estudiado la “cueva de los cristales de Naica”, http://garciaruiz.com/Naica/Naica.html en México, dio un curso en Zaragoza en el que hablo del poder de proporcionar felicidad y amor que tiene los monocristales de algunos minerales. Dijo a los asistentes: “¿Alguien quiere hacerme muy feliz y que me enamore de el? Que me regale un diamante bien gordo y ya vera lo feliz que me pongo y cuanto le quiero”.

Salud, P.M.B.

Deja un comentario