Actividades: Robótica (ESO)

Por Juan C. S.

Siempre intentamos hacer robots inspirados en robots de nuestro entorno. El curso pasado construimos  robots para explorar otros mundos y tomar muestras, simulando  cráteres a diferentes temperaturas y rocas marcianas.

En este taller nos hemos quedado más cerca, relativamente, pues nos hemos puesto a explorar el interior de las pirámides. Construidas como cámaras mortuorias de los faraones egipcios, continúan albergando misterios que poco a poco van siendo desvelados, algunos gracias a la tecnología.

Hace poco un robot consiguió entrar en uno de los estrechos túneles de  la pirámide de Giza y llegar hasta el final del mismo. No era la primera vez que se intentaba, en ocasiones anteriores habían desarrollado robots teledirigidos que habían recorrido parte del túnel pero siempre se encontraban con que llegaban a un punto del camino desconocido, ante lo que necesitaban volver a diseñar una nueva solución.

robotica-ESO-1

Precisamente eso era lo que intentaba en este taller y para eso necesitábamos un entorno adecuado, así que manos a la obra esta vez les preparé una pirámide, eso sí, a una escala manejable que el espacio que tenemos da para lo que da.

robotica-ESO-2

La pirámide tenía dos pisos de altura y las dimensiones internas para que un robot Lego pudiese moverse con relativa facilidad y recorrer todas las cámaras de la construcción.

robotica-ESO-3

Para intentar recrear en la medida de lo posible lo desconocido no les deje ver previamente el interior, eso es lo que más me costó porque alguno abusaba de picardía, sobre todo cuando había que abrir las paredes laterales para rescatar robots perdidos o suicidas (los chicos saben de qué hablo).

robotica-ESO-4

Para poder moverse por el interior, al principio disponíamos de cámaras ip, pero la verdad es que han dado muchos problemas y quizás eran demasiado frágiles para el uso que le dábamos, por lo que al final recurrimos a colocar en los robots webcam, solución menos elegante pero más efectiva.

robotica-ESO-5

Dentro de la pirámide había colocado jeroglíficos en alguna de las paredes que los robots tenían que encontrar y fotografiar, para después descifrar y seguir las instrucciones que encerraban.

robotica-ESO-6

En el taller participaron 32 chicos, divididos en tres grupos que a su vez se dividían en parejas. El resultado del taller, como el de la vida real, fue que unos consiguieron todos los objetivos y otros solo parte de ellos. Si algo les remarco siempre a los chicos es que el no alcanzar el 100% de los objetivos no es un fracaso, sino una posibilidad de mejorar como les ocurrió a los auténticos robots que entraron en la pirámide de Giza, que a la tercera fue la vencida.

Como hecho curioso, esta es una de las imágenes que se consiguió en la pequeña cámara que había al final del túnel de la pirámide de Giza (la auténtica). A los fans de Stargate nos suena a algo, ¿verdad?

robotica-ESO-7

 

Deja un comentario