Actividades: El blog del naturalista

Una mañana soleada de otoño a finales de octubre. 29 grados y una temperatura muy agradable que invita a salir al aire libre y disfrutar de la naturaleza.

PA181223-300x86

Los chicos de tercero y cuarto de primaria han acudido al Parque del Agua de Zaragoza donde quien les impartía la actividad había acudido muy temprano para capturar bastantes aves de todo tipo que se pueden ver allí… en un parque en plena ciudad. Algunas aves eran de la zona, otras eran migratorias. A todas ellas se les ha anillado y soltado pero ya que estaban… de ellas se les ha contado a los chicos/as largo y tendido.

Se ha aprendido a cumplimentar una ficha correspondiente, incluyendo detalles como los de terminología a la hora de definir un ave (tipo, edad, zona, fecha, etc…). Cada uno con su propia ficha y anotando lo relevante de cada una de las aves capturadas.

¿Y cómo distinguir una de otra e incluso saber si nació este año o el pasado?. Bfff… mejor… se lo preguntáis a los propios chicos/as, que os sabrán contar muchisimos detalles de la naturaleza.

A todas las aves se les ponía el anillo identificador en la pata. Bueno, a todas… menos a una que ya había sido capturada y anillada anteriormente y eso nos sirve para saber por dónde se mueven.

Y todos los chicos han tenido la oportunidad de coger alguna de las aves con sus manos, sujetarla, tenerla de cerca y… soltarla al aire para que vuelva a volar.

 

PA181212-300x252

PA181198-225x300

PA181196-300x270

 

 

 

¿Se acabó ahí?. Pues no… la zona salvaje del parque del agua nos encierra muchisimos rincones. Basta con bajarse al cauce del Ebro para ver, tanto zonas donde se ponen huevos como piedras propias de las escorrentías.
Detalle importante… hay muchas piedras propias, por ejemplo, de la zona de Canfranc, pero no veremos ninguna de la zona de Formigal. ¿Motivo?. Como cabe esperar, habrá que ir hasta La Cartuja para verlas pues el agua las arrastra al Ebro, pero el afluente llega más abajo que el parque del agua.

La cuarcita es una de las piedras que ha sorprendido. Una pequeña piedra de color blanco y totalmente redondeada puesto que ha sido arrastrada por el Ebro. Sin embargo es capaz de rallar una moneda (y cualquier metal) al tiempo que no es desgastada por el metal en absoluto.

Pero hay más. ¿Cómo sabemos si una piedra es arenisca o no?. Hay que chuparla… y se ve la diferencia.
Y… algunas piedras incrustadas entre sí, o incluso conglomerados de varias piedras.

Todo a un paso del río, en un parque conocido y una bonita mañana de otoño.

PA181218-300x225
¿Y fotos?. Muchas, muchas, muchiiiisimas. Todos los chicos iban con su cámara digital y no se han quedado cortos a la hora de fotografiar a la naturaleza.

Aquí, en este artículo, ponemos solo «unas poquiiiiiitas» de las fotos tomadas porque realmente el repertorio sería increíble.

Deja un comentario